Dra. Mabel Bello sobre Bulimia y Anorexia: “Hay que estar atentos a la comunicación, no a la comida”

La Dra. Mabel Bello, Consultora Médica y Fundadora de la Asociación Lucha contra la Bulimia y Anorexia (ALUBA), ofreció algunas conceptos sobre los dos principales trastornos de la alimentación, Bulimia y Anorexia, que afectan mayoritariamente a mujeres (en un 85-90%) y tienen una incidencia de mortalidad es del del 5% al 15% en las adolescentes mujeres.

Entrevistada en el programa Puentes de Esperanza de América TV, afirmó: “Si bien es una patología que existió desde que el hombre empezó a comer, en realidad es un proceso cultural y de este siglo, que en este tiempo se incrementa a través de las redes sociales, desde donde se viralizan los síntomas. En la cultura está la patología”.

Contrariamente a lo que se piensa, la Dra. Bello advirtió: “Hay que estar atentos a la comunicación, no a la comida. Por ejemplo, si tenemos un chico que le cuesta comunicarse por tímido, o por ser objeto de bullying; porque le cuesta entender a otros o si es muy obsesivo por el estudio; si se preocupa mucho por la aprobación de los demás, si tienen altibajos emocionales, si son impulsivos; o si les cuestan las relaciones estables.
En cualquiera de los casos, tienen una vulnerabilidad especial hacia la patología alimentaria”.

La Anorexia y la Bulimia son dos formas clínicas de la misma patología, una se puede transformar en la otra. “En la primera, chicas que no comen, que comen poquito o que comen poquito y vomitan. En la segunda, chicas que quieren hacer dieta, no soportan la hambruna y de pronto tienen atracones que no programaron. Así comienzan el ciclo atracón, vómito (conductas purgativas), ayuno, transgresión”, describió.

Síntomas

“La obsesión por el cuerpo es lo que sigue al fracaso social”, subrayó la Dra. Bello. “Cuando empieza la patología alimentaria se produce un corte con el mundo exterior. A veces no parece que las personas están ailsladas: realizan actividad física de modo aumentado, parecen preocupadas por su salud e integradas a su entorno. Pero ni su salud está cuidada ni sus efectos son estables: en realidad presenta una obsesión por el
cuerpo. Debe llamarnos la atención aquel que no se queda quieto, que no se puede comunicar, que es obsesivo, que se aisla”.

Según la experta, las redes sociales tienen “más influencia que el entorno familiar”. La patología alimentaria aparece en cualquier configuración familiar: familias monoparentales, huérfanos, familias con madre y padre, etc. “La vida tiene que tener un equilibrio entre el estudio, la actividad física y la comunicación”, recomendó. La Anorexia y la Bulimia se presentan con diferencias en hombres y en mujeres. En el 100% de los casos el 85-90% es padecida por mujeres. Los hombres tienen formas clínicas especiales como la Vigorexia, que es desarrollar músculos para compensar las inseguridades.