chica_8Sabemos que las pautas culturales han determinado que la delgadez sea un sinónimo de éxito social.

Muchos de nuestros jóvenes luchan por lograr “el físico ideal”, motivados por modelos, artistas o por la publicidad comercial.

Muchos de ellos creen sinceramente que “el mundo es de los flacos”.

Otros, cuyo peso natural excede el standard de delgadez que la sociedad impone, se deprimen, se autocritican y se sienten perdedores y desvalorizados.

“Ser flaco es sinónimo de éxito” o “si soy flaco todo será más fácil”, es lo que la mayoría cree firmemente y esto hace que todos los esfuerzos se centren en una “dieta mágica”.

Cualquiera sea la restricción alimentaria que se adopte, se ha dado el primer paso hacia el abismo.

A la Anorexia Nerviosa y a la Bulimia se llega siempre por el camino de la dieta.

La presión social es muy grande, tanto, que no hay reunión en la que no se toque el tema del “peso”, de los “kilitos de más” o de “la dieta de moda”.

Toda la población en general está preocupada por la figura.

El culto al cuerpo es el caldo de cultivo donde la enfermedad brota y se expande.
Uno de cada veinticinco jóvenes argentinos sufre de Bulimia o Anorexia.

Es importante que tomemos conciencia de lo que estos porcentajes reflejan, y que intentemos detectar qué pasa a nuestro alrededor, en nuestra familia y en la escuela, qué pasa con nuestros hijos y con los amigos de nuestros hijos.

Compartir con:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn